LA NUEVA PIRATERIA

Su nombre lo deletreamos con las letras de los nombres de los demás
en señal de la nueva piratería
una clave secreta para desaparecer
una clave secreta infinita.

En señal de la nueva piratería
te vamos a robar nuestras ideas
y te dejaremos plagiar
nuestros nombres,
nuestras voces,
nuestros tonos
y el ánimo cansado de temporeras de las letras

La nueva piratería
es el subcontratista de la poesía.
Sustento perpetuo
Materia prima de su reconocimiento.

10.27.2010



Evacuation Code Decipher: Santiago

Re/escritura de Introducción a Santiago de José Ángel Cuevas


Veo el mar de llanto de un mar de gente

Por cada edificio demolido,

Por cada verso acallado eléctrico

con furia y locura.


Por ese poeta exiliado dentro de sí mismo

condenado a caminar

poseído

Condenado a caminar

insiliado,

por toda la ciudad siguiendo las marcas del sudor agrio y de la pena fuerte.


Condenado a registrar la devastación en su piel

Condenado a vivir devastando-se

Condenado a registrar la desaparición

En su propia inexistencia transparente.


Y siendo invisible registra

registra, registra, registra

Lo que ya no está

Lo que se encuentra por ausencia.





Y la visión de la ciudad es otra


Las profecías se van cumpliendo, pero al revés:


Los niños flotan como ángeles

La mirada como ensueño en Ketamina

Los amarramos igual que globos inflados con heliodreams

Para que vean de cerca sus sueños

Para que escojan a sus padres

Mirando desde las nubes lo que les va a tocar acá.


Millones de sueños intocables por día

Y soledad, mucha soledad...


Cómo puede haber tanta soledad en un auto que pasa por la Alameda?

Tanta soledad en una micro llena que atraviesa el Mapocho?

En la hora punta, en el metro?

Cómo puede haber tanta soledad en sus cabezas?

Se lo van a preguntar alguna vez.


Y los niños felices con rostros perdidos heliosoñados

nunca se imaginarán todo el dolor que implican los colores brillantes

y los chicles de fruta, y el chocolate,

y el día del niño, del padre y de la madre.



La ciudad que estabamos construyendo salió deforme


Me paso de vitrina en vitrina

como un fantasma sin sentido

extraviado el cuerpo...

a veces mi alma encuentra reposo

y reencarna en la memoria del ship de tu celular

y reencarna en la memoria de mi pendrive.


Mares de tecnología obsoleta como nueva

y sigues mostrándome tu nuevo celular,

y yo me pregunto por la Memoria

cuando millones de terabites apenas alcanzan

para la música,

(siempre escuchando la misma canción).

Navego y me hundo

Millones de terabites a disposición,

Y yo me pregunto por la memoria...



A tajos han zanjado una época en dos mundos


Yo vi las noticias. Las recuerdo.

Y las han pasado durante tantos años en la tele

que ya es como si yo hubiese estado ahí,

abrazando a un carabinero

Bailando en la rueda

Llorando de alegría.

Muriendo en la rueda.


Ese día conseguimos un país,

Y eran tanto los planes

Y tantos lo que tenían planes

Y mientras nadie se puso de acuerdo

Algunos dijeron:

Por mientras, hagamos esto.

En el camino nos vamos arreglando”.

Los que se arrancaron con los tarros fueron esos.


El mismo día nos quitaron ese país.

Recuerdo la frase: “Tranquilo,

Si es tuyo. Yo te lo voy a cuidar, mira que tu lo puedes romper”.

Es que no podrías disfrutarlo a mi nivel.


Y mientras tanto...

Mientras tanto les dimos la razón,

nos volvimos locos con la libertad,

no hemos sabido manejar la eskizofrenia libertad.


Y corrimos a duras penas,

como zombie hambriento,

a saciar nuestro incompleto ego

insaciable tramposo consejero.


El mismo día del abrazo

y de la alegría

la cosa se negra se ponía.



Y caminar por la ciudad todavía es posible


Todo parece condenado a realizarse

contenida la ciudad en una caja

y recorrerla, a salvo, siempre a salvo

en la tranquilidad de mi casa


pero se puede salir,

ojo

que se puede.


Pero sin plata,

a qué parte voy a ir

sin plata.


Recorre un pedazo de Santiago

por Grecia

desde Macul hasta Bustamante

Mirando la procesión eterna de las 6 de la tarde.

Todos esos autos que la transportan

séquito oficial del anonimato y la soledad,

la imagen que de forma definitiva

muestra en el acto mismo,

en el verbo,

que vamos desconectados,

semi abandonados unos de otros

o todos por todos.


Nunca tan desesperados,

muy contenidos llamados al delirio

de sentirse bien.


Empapados de la saliva del miedo

a un paso de la satisfacción destripada,

hecho polvo.


Pero eso no es más que dar una vuelta.


Seguí por Bustamante hasta plaza Italia

Y ahí ya no pasó nada.

Silencio, sin transeúntes y un sólo caminante.


Caminé todo ese trayecto

y los autos eran unas cajitas protectoras

separadoras del exterior irrespirable

del interior invivible.


Tanta soledad al interior de un auto,

Confección perfecta del miedo a los demás,

Hardware, Software

Automatización de la producción de un silencio frío,

programado para desgastar la compasión

entre hermanos, vecinos,

compañeros de trabajo,

de oficina y de esquina.


La ciudad está rota en otra parte

Un mar de ships me ahogan ente tanto silencio

Su influencia me supera y me lleva por zonas de comercio

Antesala de la perdición.

Y el edifico de la Telefónica es un Celular.

Y la torre Titanium es la antesala del cielo,

Mucho más que Babel

Que también se va a caer.


Los chips de cada celular

dos por habitante,

constituyen la soledad contenida

en tarjetas de memoria para desmemoriados,

millones de fotos digitales,

café instantáneo

caldo Maggi

pelets.


Cada celular un pelet de la comunicación

cada celular nos hace creer que nos hemos mirado a la cara

cámara integrada, Video Calls...


El Radisson junto al edificio de la CCU

monumentos vivientes al olvido,

chorrean la sangre de cada hombre, mujer y niño;


y a un costado la torre Titanium,

que inventó el cielo,

y hace flamear la bandera más silenciosa,

allá arriba, sola, angustiada,

aislada del sudor, de las lágrimas

de la miseria que la hace grande.


Allá arriba está la bandera nuestra

y nadie podrá alcanzarla jamás.


World Trade Center: Santiago

Costanera Center (se pronuncia en Inglés):


una ciudad que se proyecta al mundo

dejando expuesta la guarida

para el saqueo.


Santiago tiene un nuevo centro

al rededor del cual

todos están mareados

suavemente ebrios

tontamente felices

divirtiéndose ridículamente.


Esta es la herencia

que nos permite estar solos en el tren subterráneo,

que facilita que la mirada frente a frente esté vacía.



Hay que caminar, adentrarse

en el bosque profundo de la patria

seguir sus ríos y caer por las cascadas

donde podremos volver a ser uno.

Y mirarse a la cara,

mírame a la cara...




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicitaciones.
He notado una nueva inflexión en tu poesía, no un cambio, sino la incorporación o, mejor dicho, el enriquecimiento de tu poesía... el ejercicio de re-escritura es notable...

Un abrazo

José Miguel

Prudencio Hernández Jr dijo...

Notable busqueda ..y encuentro de confluentes.. fuentes de nueva POESIA..